Food, Travel & Lifestyle
Huevos Benedict con aguacate, Coromandel, Roma.

Casi sin querer, nos encontramos con el mejor desayuno de Roma. Coromandel es una de esas joyas ocultas, de la que las guías de viajes no te hablan.

Siguiendo nuestra rutina habitual, devoramos páginas y páginas tanto en Tripadvisor como en Instagram buscando un lugar dónde desayunar en Roma. No recuerdo muy bien cómo, pero llegamos a decidirnos por Coromandel.

El lugar está muy cerca de Piazza Navona, en pleno barrio de Ponte (Roma). tuvimos que callejear un poco buscando el local, ya que se encuentra entre los callejones sinuosos del centro de la ciudad.

Food, Travel & Lifestyle
Piazza Navona, Roma.

El local

Encontramos un local pequeñito, con una decoración muy recargada, barroca, muchos estampados florales en las paredes y mantelerías. Una vajilla también a juego.

Nada más entrar, nos recibe una gran mesa llena de tartas y galletas con una pinta deliciosa. Te sientes como si fueras a visitar a tu abuela y te hubiera preparado un manjar por tu cumpleaños.

Food, Travel & Lifestyle
Mesa con tartas y galletas, Coromandel, Roma

La comida

En su carta hay una gran variedad de pastelería, cafés, platos dulces y salados, cócteles, ensaladas y huevos. Tenemos que destacar, que todos los elementos de pastelería y bollería, los elaboran ellos en casa. No dudéis en probar los croissants.

Para desayunar, Carmen pidió unos clásicos huevos Benedict. Venían acompañados de una salsa holandesa increíble, muy suave y con la acidez justa y un aguacate troceado. De los mejores que ha probado.

Food, Travel & Lifestyle
Tortitas con huevos revueltos, bacon y sirope de arce, Coromandel, Roma.

Por otro lado, Juan decidió jugársela. Pidió los pancakes con huevos revueltos, sirope de arce y azúcar glas. Como no sonaba lo suficientemente extraño mezclar estos elementos, pidió extra de bacon. Puede sonar extraña la combinación de pancakes dulces, sirope de arce, huevos y bacon crujiente, pero es lo más delicioso que hemos probado jamás.

Los pancakes cabrían ser un elemento más, un hidrato de carbono innecesario acompañando a la bomba calórica, pero resultaron tan sabrosos y esponjosos, que ayudaban a digerir tanta grasa.

Todo esto servido en la vajilla de casa de la abuela, esa que nadie le presta atención y hay que quitarle el polvo cuando se quiere celebrar un evento especial. Te hace sentir como en casa.

Food, Travel & Lifestyle
Desayunando en Coromandel, Roma.

Salimos llenos, pero felices, con una sonrisa de oreja a oreja. Nos gustó tanto, que al día siguiente volvimos para desayunar de nuevo allí. Cometimos el error de no tener reserva para el segundo día, y nos quedamos sin poder repetir el mejor desayuno de Roma. Sin duda es un lugar al que recomendamos ir cuándo se visita Roma.

Food, Travel & Lifestyle
Piazza Navona, Roma.

¿Cuál es el mejor desayuno que habéis probado vosotros? ¿Qué os parece la combinación de bacon, sirope de arce y azúcar glas? ¡Contadnos en los comentarios!

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*